EL MONTE EN EN PRIMAVERA

Si tenemos pensado hacer una plantación forestal de eucalipto o pino durante este año es el momento de ir preparando la tierra, comprando planta de calidad y haciendo el estudio de plantación.

Si todo esto resulta difícil nos puede consultar.

Si la plantación es de castaño, roble u otros de hoja caduca es preferible esperar al otoño, también se puede plantar en primavera, pero el sistema radicular no se desarrolla igual.

Preferiblemente no retirar materia orgánica del monte, especialmente aquellos terrenos con pendiente fuerte y de poca profundidad del suelo; lo recomendable es triturar los matorrales o restos de la tala anterior y ello será de gran aporte a la próxima plantación. Esta práctica no es contradictoria con el aprovechamiento de la biomasa forestal.

Hacer surcos en el terreno u hoyos de dimensiones amplias. Si se escoge hacer surcos se ha de tener en cuenta la pendiente del terreno y la posible escorrentía con las lluvias. En los hoyos es conveniente no voltear la tierra especialmente en terrenos poco profundos, que las capas de la tierra queden removidas pero en el mismo orden.

Plantar unos 20 días después de mover la tierra, utilizando plantas de calidad y si son certificadas mejor. El coste de la planta es mínimo en los costes generales de la repoblación y una mala calidad de la planta arrastra consecuencias negativas en la forestación. Es recomendable mojar bien el cepellón de las plantas antes de colocarlas en el hoyo, un cepellón de turba mojado aguanta un mes las necesidades hídricas de la planta.

Aplicar abonos de liberación lenta o uno convencional rico en fósforo, del tipo 8-24-16; abonar preferiblemente pasados 10 días de la plantación.